Logopedia Pediátrica

logopedia-pediatricaLa Terapia Miofuncional Orofacial es una disciplina que se encarga de prevenir, evaluar, diagnosticar y rehabilitar cualquier desequilibrio y/o alteración presente en el sistema estomatognático y corrección de malos hábitos y/o parafunciones adquiridas.

La terapia miofuncional se aplica básicamente sobre dos grupos de trastornos:

-Esqueléticos estructurales: de origen congénito o adquirido.

-Funcionales: originarios de la fase neonatal o desarrollados desde el nacimiento.

Los pasos a seguir durante la terapia serán los siguientes:

  • Elaboración de la Historia Clínica, se realizará una entrevista inicial que se complementará con los datos recogidos y aportados por el/los especialistas implicados en el tratamiento (odontopediatra, ortodoncista, odontólogo, cirujano maxilofacial, otorrinolaringólogo…)
  • Exploración anatómico y funcional:
    • Aspectos morfológicos y postura
    • Tonicidad, sensibilidad y movilidad de los órganos fonoarticulatorios
    • Funciones estomatognáticas (respiración, masticación, deglución, habla…)

Esta exploración se realizará a través de la observación directa, palpación y estimulación.

  • Conclusión y diagnóstico, se tendrá en cuenta toda la información obtenida en la anamnesis, la exploración anatomo-funcional y la proporcionada por el especialista.
  • Planteamiento de la intervención y devolución de la información al paciente.
  • Intervención, en cada caso las técnicas aplicadas irán en función de las necesidades del paciente.
  • Coordinación periódica con los especialistas implicados en el tratamiento.
  • Evaluación periódica para ir modificando el programa de intervención en los casos que fuera necesario.

¿Qué tratamos?

  • Ausencia de reflejos primarios como la succión o alteración en la coordinación durante la alimentación en el bebé
  • Alteración de funciones orofaciales tales como respiración, deglución, masticación…
  • Trastorno de la alimentación por problemas de rechazo de texturas, temperaturas, consistencias…
  • Deglución atípica
  • Interposición lingual
  • Síndrome del respirador oral
  • Anquiloglosia
  • Disfunción tubárica
  • Alteraciones del habla
  • Corrección de parafunciones (succión digital, succión labial, onicofagia, alimentación pastosa prolongada, uso de chupete prolongado, …) *todas estas parafunciones desequilibran tanto las funciones orofaciales como el crecimiento facial y dentario
  • Tratamiento pre y postortodoncia
  • Tratamiento pre y postquirúrgicos (fisura labiopalatinas, cirugía ortognática …)
  • Parálisis facial
  • Disfagia
  • Enfermedades neuromusculares
  • Otros desequilibrios orofaciales

PREGUNTAS FRECUENTES

¿Cuándo debería empezar mi hijo/a a comer alimentos sólidos?

Durante el primer año de vida hay un gran cambio a nivel de desarrollo general y las funciones que están implicadas en la alimentación no se quedan atrás. A partir de los 6 meses, cuando el bebé controla su tronco para mantenerse sentando y desaparece el reflejo de extrusión, estaría preparado para comenzar con alimentos sólidos, teniendo en cuenta algunos alimentos que habría que excluir por su riesgo alto de atragantamiento. Si es verdad, que hay muchos padres que consideran que el bebé es muy pequeño aun para ofrecerle alimentos sólidos e inician la alimentación complementaria con alimentos triturados, opción igual de válida que la primera, haciendo una introducción progresiva de consistencias, primero triturados y poco a poco vamos ofreciendo algunos sólidos, al principio semisólidos, que son alimentos que se deshacen al entrar en contacto con la saliva, hasta conseguir introducir todas las consistencias alrededor del año de vida. Es importante en los dos casos no forzar situaciones y que el niño muestre interés por la comida.

Mi bebé recién nacido se atraganta al comer ¿qué debo hacer?

Desde recién nacidos los bebés se comunican con nosotros, tanto a través del llanto como con sus movimientos corporales y sonidos, ofreciéndonos señales para que sepamos si no se encuentran cómodos y/o están a disgusto en alguna situación. En ocasiones, los bebés tienen dificultades durante la alimentación, ya sea durante la succión, la respiración o la coordinación entre succión-deglución-respiración, puede ser que en estas situaciones aparezca tos como defensa o incluso que haya ausencia de ésta. Es importante que si los padres observan que esto ocurre valoren la situación con un profesional y se trabaje según las necesidades que presente.

Mi hijo tiene frenillo ¿Qué debo hacer?

El frenillo lingual puede provocar diferentes alteraciones orofaciales, desde problemas durante la succión como dificultades en el habla. Lo primero que hay que valorar es el tipo de frenillo que presenta, si está comprometida alguna función orofacial y en que gravedad se sitúa el problema. En ocasiones es necesaria una intervención quirúrgica, que se podría realizar desde la etapa neonatal, y posterior rehabilitación, en otras se puede iniciar la rehabilitación logopédica y valorar la evolución.

Mi hijo lleva ortodoncia ¿necesitaría rehabilitación logopédica?

No todos los niños que inician un tratamiento con ortodoncia necesitan rehabilitación logopédica, es importante realizar una evaluación completa para valorar si es necesaria la intervención y así evitar posibles recidivas.

CITA PREVIA 655 947 197
informacion@mubesfisioterapia.com
L-V: 9:00 a 13:30 / 15:30 a 20:30

2019 © Copyright. Agencia Creativa Mira! ®  Marca registrada

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar