Blog

Bolas chinas ¿Cuándo está recomendado usarlas?

   Las bolas chinas son posiblemente y, junto a los ejercicios de Kegel, lo más difundido y conocido para mejorar el suelo pélvico. No obstante, ¿Qué son? ¿Cómo funcionan? ¿Sirven para todo el mundo? Partiendo de la base de que cada mujer es única al igual que cada disfunción de suelo pélvico, no existe una receta ideal que sirva para todas.

¿Qué son?

   Las bolas chinas son esferas que contienen dentro otra más pequeña que vibra al movernos, pueden ser de diferentes pesos y tamaños y usarse una sola o dos unidas por un hilo.

¿Cómo funcionan?

   Sirven para trabajar el tono muscular al estar introducidas en la vagina mientras nos movemos. Podemos también trabajar la fuerza muscular al realizar los ejercicios de Kegel con ellas puestas. Las bolas se pautan en tamaño, peso y tiempo según cada caso.

¿Qué disfunciones puede tener nuestro suelo pélvico?

    Nuestro periné puede tener alteraciones de dos tipos: en su tono, por debilidad o por exceso de tensión, o lo que es lo mismo, hipotonía e hipertonía; y en su fuerza muscular. Los tratamientos para estas disfunciones serán totalmente diferentes según el caso, por lo cual se hace imprescindible la valoración por un profesional especializado para diagnosticar cual es nuestra situación y qué posibles tratamientos nos benefician.

¿Qué diferencia existe entre tono perineal y fuerza muscular?

    El tono perineal es la resistencia pasiva que oponen las fibras musculares del suelo pélvico al estiramiento que se les impone, es el reflejo objetivo de la resistencia del suelo pélvico a los esfuerzos de forma involuntaria y refleja, es decir, están activas inconscientemente y durante todo el día. Diferenciamos además un tono de base y un tono de carga.

  • En casos de hipotonía la elasticidad de músculo es excesiva y su consistencia es blanda, al moverlo apreciamos flacidez y un movimiento muy amplio el cual conlleva asociado sintomatología como incontinencia urinaria, de gases o fecal, prolapsos, dolor lumbar y pélvico, anorgasmias, etc.
  • Por el contrario, la hipertonía es un exceso de tono muscular, que al intentar moverlo notamos una resistencia y puede derivar igualmente en incontinencias, dolor en las relaciones, dolor pélvico, etc.

   La fuerza muscular es aquella que podemos activar de manera consciente, cuando queremos realizar un esfuerzo, por momentos de corta duración, ya que esas fibras musculares se agotan rápidamente.

¿Cuándo es aconsejable el uso de bolas chinas? 

  • Hipotonía leve o moderada
  • Fases finales de recuperación de suelo pélvico
  • Anorgasmias

   Vienen cada día pacientes a consulta que presentan una fuerza muscular adecuada pero un tono deficiente con gran sintomatología que no se solucionará haciendo ejercicios de contracción voluntaria como los Kegel (contracciones aisladas de suelo pélvico), debido a que su problema no deriva de su fuerza muscular voluntaria sino de su tono muscular debilitado y sí lo harán del uso de bolas chinas y otras técnicas cómo hipopresivos, método 5P etc.

¿Cuándo está contraindicado usarlas?

  • Hipertonías
  • Embarazo
  • Postparto inmediato(cuarentena)
  • Rectoceles y determinados grados de prolapsos
  • Dolor perineal o pélvico
  • Infección vaginal
  • Menstruación
  • Cirugías pélvicas recientes
  • Durante las relaciones sexuales

¿Es posible que se pierdan en el fondo de la vagina?

   No es posible, solo puede costarnos un poco más sacarlas y poniéndonos en cuclillas y tosiendo suele ser suficiente en estos casos. Si tenemos mucha debilidad o escogemos un peso superior al recomendado para nosotras pueden caerse.

¿Siempre se notan? ¿Son dolorosas?

   No siempre se notan, puedes notar la vibración al moverte o no notar nada, pero estarás trabajando igualmente.

   Nunca deberían doler, si esto ocurre deja de usarlas y consulta a un especialista.

¿Tienen un tiempo máximo de uso?

   Se introducirán de forma progresiva y no es recomendable ni necesario usarlas más de 1 hora al día.

   Las bolas chinas son recomendables para los casos expuestos. No obstante, tal y como mencionamos anteriormente, no existen dos disfunciones de suelo pélvico iguales. Por tanto, repetimos que es imprescindible acudir a un profesional para que nos de una valoración individual y el tratamiento que más se ajuste a nuestras necesidades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar